CRONICA 24H CYCLOTOUR

2012/07/13

Nuestro reciente podium en las 24 horas del circuito de CAlafat, nos ha pasado una bonita cronica en la que ver y sentir todo lo que ocurre durante una prueba de 24 horas non stop!!

"Tras pasar el jueves ultimando los preparativos, haciéndome con un portabicis para el coche, colchón, tienda de campaña, ruedas de repuesto y más material prestado el coche el viernes a la mañana decide que no quiere venir de viaje y tras cambiar de vehículo y pelearnos con él para meter todo el material  partimos con retraso, y con casi todo de prestado… Como no siendo yo tenía que pasar algo raro! Buena forma de comenzar el fin de semana!


El viaje fue bien y llegamos alrededor de las 19:00 al circuito de Calafat, fuimos los primeros en llegar y tras adjudicarnos el Box número 8 empezaron a llegar algunos participantes más, los vecinos de box 4 chicos franceses que venían desde Le Mans, un hombre valenciano que participaba con una fixed y alguno más. Aunque el grueso de los participantes llego el sábado a la mañana. Empezamos a sacar todos los bártulos del coche, mesa, sillas, colchón para dormir dentro del box. Nos acercamos a cenar a una urbanización cercana al circuito y a intentar dormir lo máximo posible para que la noche en carrera el sueño pasara la mínima factura posible.

La mañana comenzó demasiado pronto, ya que a las 8 estábamos despiertos así que una duchita, desayunar y dejar todo listo lo antes posible para ver si podíamos echar una siesta antes de comenzar a las 16:00. Dejamos preparados unos macarrones, los botellines a enfriar, la bicicleta engrasada y los soportes de las luces colocados. Entonces empezaron a llegar el resto de participantes. Mención especial para mi amigo PepSanchez, ultradeportista curtido en mil batallas y candidato serio a la victoria y un equipo de Whereisthelimit? Compuesto por el crack Ferrán Pintor, Soraya Gil, Rafa Gonzalez y Judith Pérez con los que compartí el box y anécdotas de todo tipo y a los que tengo que agradecer el apoyo y los ánimos en todo momento.



Se acercaba la hora de la carrera y el ambiente en el circuito empezaba a ser importante con todos los participantes probando las bicis y el público haciendo fotos ya antes de salir. A las 15:45 nos dirijimos al pitlane y los nervios hacen acto de presencia pero no como en una prueba normal estaba bastante más tranquilo, a pesar de que Pep me había aconsejado salir fuerte a rueda de los primeros para ir cogiendo ventaja porque confiaba en mis posibilidades, pero yo pensaba que era un reto de 24 horas contra mí mismo y contra mi cuerpo puesto que mi entrenamiento más largo en bici era de poco más de 7 horas y 220 km.


 Había puesto el listón en los 500km y no quería ponerme mucha presión pero en mi cabeza el reto eran los 600km que sabía que podían meterme en la pelea por estar entre los 5 primeros pero no quería ni pensar en oír hablar del resto de participantes. 


A las 16:00 en punto se puso el semáforo en verde y pasó lo que pasa siempre que te pones un dorsal… Salida a tope, enganchándome al grupo de cabeza compuesto por 7 corredores, sólo 3 de los que íbamos a hacer las 24 horas en solitario y que a la postre completaríamos el pódium. Pep encabezo el grupo en todo momento y puso un ritmo endiablado de 40km/h de media, yo aguanté esperando que se hiciera una selección y la cosa se calmase pero la calma no llegó y decidí dejar el grupo y hacer mi carrera. 



Me deje caer y busqué otro grupo con un ritmo más fácil de llevar en el que permanecí hasta la hora 2 de carrera en la que empezaron los contratiempos. Empiezo a encontrarme mal con problemas de estómago y vomito en marcha. Sólo pienso en no parar y me engancho a la rueda de Carol que me lleva a un ritmo bueno pero aún así voy sufriendo mucho. 

 














Me voy recuperando poco a poco hasta que a la hora 4 de carrera todo va perfecto y me vuelvo a meter en el grupo de cabeza a seguir sumando sin problemas. En la hora 5 entro en pitlane 30 segundos a colocar las luces, obligatorias de 21:00 hasta las 7:00 y sigo rodando. Hasta que a las 7 horas 15 de carrera empiezo a sentirme mareado con las piernas chorreando de la increíble humedad que había. No me queda otra que parar pero queda media vuelva y al de sólo 2 curvas empiezo a pensar que no llego, consigo a duras penas entrar en pitlane pongo un pie a tierra y me desplomo. Me tienen que bajar al box, me dar aire y me echan un poco de agua y me llevan a la ducha donde tras un rato bajo el agua me recupero un poco y me cambio de ropa y vuelvo al box a comer un poco de pasta. 

Llevaba 240 km aproximadamente pero parecía que el cuerpo no daba más. Estaba destemplado y calambres en todos los músculos posibles pero tras darme una crema de frio, abrigarme un poco y ponerme las medias de compresión vuelta a rodar poco a poco. En una vuelta ya me sobraba ropa y en pocos minutos me metí en un grupo comandado por Soraya que pasó media hora tirando a buen ritmo que me permitió encontrar de nuevo sensaciones, cuando nos abandonó entramos en el grupo con el primero con el que no dejé de rodar en toda la noche. A las 4:00 nos dejaron los compañeros que disputaban las 12 horas y se hizo un poco más solitario. Rodé con el primero que fue dándome consejos en todo momento hasta que cogimos al segundo clasificado y se nos unió junto con un hombre de nada menos que 64 años que nos amenizó un buen rato con sus historias. Nos quedamos solos los 2 primeros de la clasificación y yo que iba el cuarto pero en ningún momento pensaba en optar a nada, ni siquiera al cuarto puesto, únicamente a seguir sumando km para acercarme a mi objetivo. Ya de día el ritmo se ralentizo mucho y yo me notaba fatigado por lo que decidí parar en ese momento para aprovechar que ya no sumábamos con facilidad y recuperar algo antes de que la fatiga fuera demasiado grande. Entre a boxes comí tortilla de patata que me había preparado mi aviatuallador que me dio la vida, una ducha, cambiar de nuevo de ropa, 10 minutos tumbado recuperando y de nuevo a pista. Nada más entrar en pista las sensaciones eran buenas y entré de nuevo en un buen grupo con el primer clasificado. Llevabamos más de 15 horas encima de la bici y el segundo y tercer clasificado, que habían parado a dormir , estaban de nuevo detenidos. Sin darme cuenta empecé a entrar en carrera y me comunicaron que el segundo que permanecia parado estaba únicamente 5 vueltas por delante. Realicé una parada rápida para ver si la información era correcta, refrescarme y quitar las medias de compresión que con un sol de justicia y más de 30 grados sobraba todo. Vuelta rápida a pista y me puse a rodar en solitario con 17 horas marcando en el cuenta y alucinando de las buenas sensaciones pero ya estaba en mi mente el tercer puesto. A cada paso por meta seguía viendo parado al segundo clasificado que seguía parado y con pinta de estar muy fatigado lo que a cada paso me daba alas. Las cosas siguieron igual hasta que al paso por meta en el que le sacaba 3 vueltas salió a pista. En ese momento yo ya estaba en el grupo con el primero y el segundo clasificado y a 3 vueltas del segundo, mi amigo Pep. No me lo podía creer y la verdad que no sentía ni gota de cansancio, quedaban 4 horas y no quería perderlo por nada del mundo así que me puse a tirar del grupo. Al de un par de vueltas Pep paró para reponer y ver el estado de la carrera y de nuestro perseguidor, tras rodar un rato con él dejó que le cogiéramos y comentó que no iba fino y que lo mejor era dejarle desgastarse sin cogerle ni dejar que nos cogiera, así que esa fue la estrategia. El tira y afloja duró más de una hora que fue eterna porque mi cabeza no dejaba de hacer cálculos del tiempo que suponían dar las vueltas que llevaba de ventaja y pensando que en cualquier momento podía venir un desfallecimiento después de toda la noche sin dormir , con más de 500 km en las piernas y bajo el intenso calor. Ahí fue aún más importante la labor de mi avituallador particular que cada vuelta me fue dando agua para refrescarme e hidratarme. Ya a falta de 2 horas y algo el que iba en el cuarto decidió tirar la toalla y por fin vimos asegurado el segundo y tercer puesto. En mi cabeza no entraba ya parar para nada pero Pep me convenció para celebrarlo así que nos detuvimos en el bar del circuito a tomar algo y no sufrir más de lo necesario pero con la promesa de volver para llegar a los 600 km que yo tenía como objetivo. Tras el parón pasamos por el pitlane donde recibimos felicitaciones de los compañeros y volvimos a pista a completar los km restantes, hasta que a falta de unos minutos para el final nos detuvimos para cambiarme de ropa y ponerme en mono del equipo para dar a todos los que me habían apoyado una alegría y salir guapo en la foto. Tras esto completamos la última vuelta acompañados con Carol agradeciéndole su rueda en el momento más crítico de la carrera porque probablemente sin ella no habría podido ser. Sumé finalmente 620 km en 21 horas y media casi de pedaleo.



Quería dar las gracias a todos los que me mandasteis mensajes de ánimo, los que confiabais más aún que yo en un buen resultado, a todos los que me han dicho tantas veces que estoy loco y me han dado fuerzas para demostrar que estaré loco pero que me lo tomo en serio y que tan mal no estaré haciendo las cosas, a todos los que perdéis algo de vuestro tiempo por dedicármelo a mí y a mi familia que siempre está ahí aún sabiendo como soy, al equipo por permitirme compartir esta experiencia con todos y muy especialmente en esta ocasión a mi padre que se merece la mitad de la medalla porque tampoco durmió un solo minuto, cuidó todos los detalles e hizo que yo sólo tuviera que preocuparme de dar pedales, a mi amigo Andoni que el día anterior tuve que pasar por sus manos para quitarme unas molestias que arrastraba, que es un ejemplo para mi como deportista, como amigo, como persona y como todo, por los entrenamientos que compartimos, por apoyarme, por creer en mi como nadie, por confiar en mi, porque no falla nunca pase lo que pase, por todos los consejos y porque se lo merece más que nadie, a mi amigo Alberto que desde la distancia estoy seguro que es mi mayor fan y a Naiara aunque no sea consciente de lo importante que es, estuvo día y noche en los momentos más duros que nunca he pasado dándome los mejores momentos que podía tener y dándome las fuerzas para recuperarme y ser lo que soy ahora. 



Gracias a todos los que me han enseñado que las mejores herramientas son la educación, el respeto, la humildad, el trabajo y el sacrificio."

Una vez mas ZORIONAK maquina!!!




4 comentarios:

  1. Zorionak Jorge, bonita crónica. Visto lo visto, no sabemos cómo has vuelto de semejante infierno. Mérito del avituallador, seguro. A seguir trabajando!

    ResponderEliminar
  2. Snif, snif, snif.....eres un puto loco! Enhorabuena por lo conseguido,q no es poco, más allá de la marca. Lo importante es fijarse unas metas y cumplirlas, o por lo menos darlo todo. Siceramente, creía q estabas loco cuando nos contaste el reto, y ahora, me reafirmo: YOU'RE CRAZY GUY!!!

    ResponderEliminar
  3. Me he olvidado de firmar...me he dejado llevar por la emoción, jajaja.
    Gallas

    ResponderEliminar
  4. No me queda mas que quitarme el sombrero ante ti. Muchos de los que pensabamos que te metias en un reto casi imposible nos gustaria estar en tu situacion. ZORIONAK JORGE y que sigas igual de loco que de momento te va bien.

    ResponderEliminar

 
enkarterri triatloi © 2012 | Designed by Bubble Shooter, in collaboration with Reseller Hosting , Forum Jual Beli and Business Solutions