DIARIO DE....UN FINISHER

2012/09/17

Bueno uno de nuestros triatletas revelacion del 2012, JORGE UNZUETA MARCH, nos ha mandado la cronica de lo que fue su principal objetivo del año, el IM IRONBASK, en San Juan de Luz.
Jorge no nos tiene acostumbrados a muchas competiciones pero eso si, elige con mimo grandes citas para lucir el tritraje del club: Duatlon Larga Distancia Arrigorriaga, Medio IM Bilbao, Campeonato del Mundo de Vitoria, 24 H de Calafat y ahora el IM en Iparralde.
Despues de cada prueba, Jorge nos prepara con mimo cada cronica, y nosotros encantados de leer a este #dreammaker que ya disfrutaba del sufrimiento y el esfuerzo cuando se sacaba la segunda carrera universitaria mientras trabajaba de noche con un camión...y llegaba de empalmada a los examenes... si es que algunos estan destinados geneticamente a la larga distancia!!


"Después de 5 meses y medio de preparación después de una larga lesión de rodilla ya faltaba sólo un día para el gran objetivo del año, el Ironbask de San Juan de Luz. Triatlón de distancia Ironman, 3,8 km nadando + 180km en bici + 42,2 km corriendo. Después de muchos día de durísimos entrenamientos y carreras que servían para preparar el Ironbask, podía decir lo que creía nunca diría… Estaba o pensaba estar preparado para la carrera, no había dudas y era ambicioso a pesar de saber (en su mayor parte) de la dureza del recorrido en bici.
El viernes después de trabajar partimos hacía Biarritz donde nos alojábamos y donde ya nos esperaba mi amigo Andoni con su hijo, que ya habían recogido los dorsales. Llegamos sobre las 19:00 y al bajar la bici nos damos cuenta que el tubular trasero de las ruedas que me habían dejado mi compañero de equipo Endika tenían un pequeño corte, empiezan los nervios porque tenía puesto mi cassete en esas ruedas y en las otras llevaba uno de 8 piñones y con un 23 en lugar del 25 que sin duda iba a necesitar en las rampas del 20% del circuito en bici. Por suerte encontramos una tienda de bicis cerca del Hotel y nos cambiaron el cassete aunque regularon el cambio de aquella manera… Después de los nervios cenamos y antes de las 22:00 ya estamos en la cama que a las 7:00 comenzaba la prueba. 
Nos levantamos temprano, desayuno en el hotel y salimos para San Juan de Luz.
Dejamos todo colocado en los boxes situados dentro del polideportivo y a 800m de la playa donde nadamos. 


Vamos caminando a la playa y al llegar ya vemos en la oscuridad en hinchable de Red Bull donde se da la salida y ahí ya empieza a verse que la cosa va en serio. Nos ponemos el neopreno fuera donde dejo unas playeras y una botella de agua para limpiarme los pies y para ir corriendo hasta boxes al salir del agua y bajamos a la playa donde ya se escucha el silencio y se siente la tensión aunque sigo bastante tranquilo. En la playa me encuentro con mi amigo Carlos Ramírez que iba a comentar si Ironman número 51 y compartíamos unas palabras sobre los entrenamientos que me tranquilizaban aún más. 


Llegan las 7:05 de la mañana y todavía a oscuras dan la salida, comienzo a nadar sin los problemas habituales de golpes y puedo nadar a gusto alargando la brazada y buscando las boyas con tranquilidad, se ven perfectamente al ser de color blanco altas y con luces que parpadean. La natación era 2 vueltas a un rectángulo con salida australiana a la arena, en la primera vuelta nado muy tranquilo guardando fuerzas en todo momento y disfrutándolo a tope pero sin saber que tal iba de ritmo. Al salir a la arena veo que el crono marca 30´justo y pienso que tenía que haber unos cuantos metros de menos y mientras corro con la arena busco a mi padre, mi tio e Igor para que me den referencias pero no los veo y me lanzo rápido al agua para la segunda vuelta. En esta vuelta aunque parezca mentira al ser de día se apreciando peor las boyas porque ya no se veían las luces como al ser de noche. En esta segunda encontrándome bien aprieto pero unas dudas con las barreras anti polución me hacen desorientarme un poco y perder un poco de tiempo y a pesar de haber ido más fuerte salgo del agua en 1h02´ los aproximadamente 3500m que salieron. 

Tras pasar por el arco de Red Bull y la ducha subo las escaleras, cojo la botella que había dejado preparada para limpiarme los pies y me calzo las zapatillas y voy corriendo a la transición corriendo entre aplausos que te sacan una sonrisa y olvidas lo que queda por delante. Realizó la transición en 3´escasos donde me pongo un mallot que tenía preparado para llevar la comida y salgo ya en bici segundo por debajo de las 1h08´.
Comienzo la primera vuelta de la bicicleta coincidiendo con Ricardo Abad, que también debutaba en Ironman y que tenemos un amigo en común, con el que intercambio unas palabras y cada uno seguimos nuestro ritmo. La primera vuelta fue bastante bien, la temperatura fue bastante buena para ir en bici y me encontré cómodo, aunque cometí el error de no comer y beber demasiado. Pensando que habría avituallamiento más cerca no rellené y luego me faltó líquido pero al ser la primera vuelta no eres consciente y comencé la segunda con un tiempo de 2h59´. Iba a gusto y pensaba que haciendo un buen tiempo pero el calor empezó a apretar, a las 11:00 hacía ya 31º y si en la primera vuelta ya había necesitado más líquido en esta ya empiezo a notar que me afectaba y voy continuamente guardando un poco por si necesito en otro momento y termino bebiendo muy poco. La 2º pasada por la zona de repechos se hace durísima ya con dolores en las piernas y los cuádriceps como piedras en los repechos del 20%, además veo que el tiempo se me está yendo respecto la primera vuelta y comienza un dolor de pies enorme pero intento mantenerme concentrado pensando en que queda poco para empezar a correr y pensando que se me pasará todo. Los últimos 10km del circuito eran llanos por lo que intento ir con mucha cadencia y soltando las piernas para poder empezar a correr más fresco, aunque no era consciente que llegaba más tocado de los que pensaba. Al final la segunda vuelta me sale en 3h19´y al verlo me decepciona un poco pero cuando queda una maratón no hay tiempo para la decepción. 


Comienzo a correr con 7h29´y empezaba a hacer cálculos sobre el tiempo con el que iba a cruzar la meta pensando que sólo quedaba la maratón y por fin sería finisher. Escuchando los consejos que me habían dado intento comenzar despacio a correr para ir entrando poco a poco en carrera y más con los 37º que hacía en ese momento. La carrera a pie constaba de 4 vueltas de 10,5km pasando 8 veces por la línea de llegada en el circuito donde más público se concentraba. Cuando completo los primeros 5km me cruzo con Andoni que comienza a correr y me dice que voy demasiado rápido pero pienso que voy lo más lento y lo más rápido que puedo la verdad. Cuando estoy terminando la primera vuelta veo que el tiempo no es demasiado bueno y encima he empezado con problemas estomacales, pero pienso “va son 32km y se acabó, aguanta un poco que seguro que se pasa”. 

En el siguiente avituallamiento con el estomago totalmente cerrado me paro e intento engañarlo mezclando unas galletas disueltas con Coca Cola peor es un suplicio meter nada, me mojo entero en la ducha que había en ese punto y sigo corriendo pero los dolores cada vez era mayores y en ese momento ya no podía seguir corriendo de seguido. Tenía que para cada poco tiempo a andar, aunque me convencía para que sólo fueran 20 o 30 segundos y seguir pero las paradas aunque breves eran continuas. Así transcurre hasta el paso por la media maratón, poco por debajo de 2h (un desastre) donde empecé con calambres en los gemelos y parece que disimulaba un poco el dolor de estomago. Antes de llegar a la media maratón estaba mi tio animandome con Igor, Igor se queda corriendo conmigo y a mi tio le mando correr donde mi padre para que me deje tiradas las medias de compresión en el paso por meta. Al llegar veo que sólo hay una media, se habían dejado la otra pero me puse en el gemelo derecho que lo tenía peor y continuo. Me cruzo con Andoni de nuevo y me ve andando ya con mala cara, con miedo de que piense en abandonar me dice: “vamos aguanta corriendo hasta el avituallamiento y para allí a comer y beber y anda hasta que el cuerpo lo asimile, esto es un Ironman, que cojones pensabas que te iban a dar caramelos”. Vuelvo a correr y hago lo que me manda pero imposible comer nada, bebo y como una galleta por decir que he comido y sigo. Pero la cosa no funciona y sigo con calambres. Paso por uno de los puntos más solitarios del circuito andando y en un grupito hay una mujer que me anima y la verdad que me da el empujoncito necesario para volver a correr y ya no paro de correr.


  Al volver a pasar por meta voy mejor de los calambres y las paradas ya no son tan frecuentes, me pongo la otra media de compresión y sigo ahora acompañado de Igor que me acompañara con 10 años hasta el final, quedaban 15km… ¡casi nada! Vaya máquina el tío. No paraba de darme ánimos, muy emocionante llevarle al lado y trataba de poner buena cara para que no me viera tan mal pero iba muerto. Cuando ya sólo quedaba una vuelta veo al paso por meta a Andoni parado y me dice que se ha retirado que no puede más, me decepciona un poco el momento y me entristece, lo que me hace perder un poco la motivación. Pero Igor continúa motivándome y dejo de pensar en ello, pero ya dejo de pensar que estaba haciendo un Ironman, ni en tiempo, ni en resultado, ni en rivales. Voy sufriendo muchísimo y con la mente en blanco, pero la última vuelta coincido con más corredores que estaban haciendo otras distancias y paso unos de los momentos que me hacen darme cuenta de nuevo lo que estaba haciendo, varios corredores al pasarme corriendo me tocan y me dicen: “respect”,  “come on Ironman!”, se me queda grabado el momento que alguien te toca con admiración y te dice “respect”, me emociona y me pone los pelos de punta e intento apretar por momentos para mantener el ritmo de alguno de esos corredores que me pasa pero no aguanto el ritmo y tengo que parar. Poco a poco voy acercándome a la meta y ya miro el crono con el único objetivo de bajar de las 12h, decepcionado, pero es lo que hay, con lo que he sufrido no queda margen para la decepción.



 Llegamos a la meta en 11h55´y la cruzo con Igor de la mano, seguro que él estaba más contento que yo y eso me alegra muchísimo porque se lo merece. Al cruzar la meta se olvida todo, no llego tan cansado como otras veces pero lo cierto es que no he dado todo lo que llevaba dentro. La sensación principal que queda después de cumplir un sueño es el vacio, vacio porque ese sueño deja un hueco en tu corazón, tristeza porque Andoni no pudo terminar y un poco de decepción por el resultado, pero alegría porque a quienes me quieren sí que les hizo ilusión que fuera FINISHER. 

La verdad que noté la ausencia de 2 personas que me han venido acompañando el resto de carreras este año y es que esta vez no sentí a mi tío y mi abuelo empujándome como otras veces, pero aun así va por vosotros. 
Muchísimas gracias a todos por los ánimos y el apoyo y sobre todo a los que han tenido que soportar todos los días de entrenamiento día y noche y que gracias a ellos he podido hacerlo, soy un privilegiado. Gracias a ellos he podido cumplir un sueño, espero que lo hayan disfrutado y sé que están orgullosos. ¡Gracias, gracias y gracias! 

PD.: El que quiera hacer un Ironman que sepa que son 4 disciplinas y si no es capaz de hacer una de ellas que no lo intente. Nadar, andar en bici, correr y sufrir. Siempre en una carrera de estas llega un momento que te preguntas que haces allí, a mi no me llegó ese momento esta vez, sólo me repetía continuamente en mi cabeza: “los héroes no son héroes porque se rinden  o aflojan sino porque están dispuestos a dar la vida por lo que creen”

 Seguiremos sus andaduras.... proxima parada... MEDIO MARATHON DE NEW YORK, ahi es nada   (@jorgeunzuetaM)

3 comentarios:

  1. Cuando he visto que era tan larga pensé que no llegaría al final, pero me ha encantado. Es difícil, pero me he quedado "muda"

    ResponderEliminar
  2. Muy buena y bonita crónica...


    ZORIONAK!!!

    ResponderEliminar

 
enkarterri triatloi © 2012 | Designed by Bubble Shooter, in collaboration with Reseller Hosting , Forum Jual Beli and Business Solutions